Para reducir la gravedad de un accidente cerebrovascular como el ictus es fundamental actuar con rapidez. Conocer cuáles son los escenarios en los que se puede dar y qué factores externos pueden contribuir a su aparición. ¿Sabías que en verano puede aumentar el riesgo de sufrir un Ictus? Te explicamos por qué y volvemos a incidir en cuáles son los principales tipos y signos de este problema cardiovascular.

Según los datos que encontramos en el documento Atlas del Ictus, de la Sociedad Española de Neurología, la incidencia actual de ictus es de 187,4 casos por cada 100.000 habitantes. Un documento desde el que también los llega la siguiente afirmación: “El 90% de los casos de ictus se podrían evitar con una adecuada prevención de los factores de riesgo y un estilo de vida saludable. ¿Es el verano un factor de riesgo a tener en cuenta?

Ictus en verano: una época en la que relajamos nuestros hábitos

Como sabes, el ictus se beneficia del empeoramiento de hábitos alimenticios y de salud. El verano, con sus altas temperaturas, puede llevarnos a aumentar refrescos, comidas fuera (fritos, salsas calóricas, bebidas alcohólicas) o a multiplicar el sedenterarismo.

Además, relacionado con esto, otro de los puntos clave críticos es la hidratación y el calor. Diversos estudios de la Asociación Americana del Corazón inciden en que las altas temperaturas afectan a las personas con enfermedades cardiovasculares y las temperaturas extremas pueden influir en una descompensación cardiaca. Esto es un riesgo que, en personas que padecen hipertensión cardiaca, se potencia.

¿Se puede vivir el verano con plenitud sin miedo a que aparezca una enfermedad cardiovascular como el ictus? ¡Claro! Pero a determinadas edades, no está de más seguir ciertos consejos. Te explicamos los cinco principales:

Prevenir el ictus en verano en pacientes de riesgo: 5 Consejos de expertos

  • Por esta razón, en determinados individuos como ancianos o pacientes que padezcan alguna afección cardiaca, es fundamental, por un lado, beber el suficiente agua: aunque depende del paciente, la recomendación general es de entre dos y dos litros y medio de agua embotellada para el paciente anticoagulado.
  • No hay que olvidar que, pese a las altas temperaturas, nuestro cuerpo necesita vitamina D: diez minutos, bien entrada la tarde serían suficientes.
  • Y en lo que respecta a la alimentación, recordemos, durante el verano, cuidar la sal: los expertos aconsejan evitar los excesos y las dietas centradas en algún tipo de alimento concreto, especialmente aquellos ricos en vitamina K, como el brócoli o la col, porque pueden reducir los efectos de los anticoagulantes de acción directa. ¿Y cómo los sustituimos? Una buena idea es optar por fruta fresca, pescado azul, espárragos, calabacín o tomate, considerados, todos ellos, como alimentos cardiosaludables.
  • ¿Y qué hay del sedentarismo en verano? Pues que es un problema que hay que atajar haciendo actividades que impliquen movimiento a primera hora de lla mañana o al atardecer. Y si puede ser en la playa, mejor: favorece la circulación sanguínea, según determinados estudios. De igual forma, si nos vamos a bañar, cuidado: se recomienda no hacverlo en aguas con temperaturas inferiores a los 25 grados ya que estos cambios de temperatura pueden ser críticos para pacientes con angina de pecho.
  • Terminamos con uno de los consejos más importantes: mantener el cuerpo y el cerebro activo, en una época como el verano, que se presta a la relajación y el descanso, es fundamental, pero también lo es la relajación y el reposo. Así que, si las obligaciones lo permiten, una siesta de 30 minutos nos ayudará a recuperar energías y disminuir la presión arterial.

Adelantarse al ictus es fundamental

Y recuerda, ante cualquier síntoma llama a emergencias: es muy importante adelantarse al Ictus para que las consecuencias de este no sean excesivamente graves. De las 400.000 muertes que por esta causa se producen al año, muchas se pueden evitar si seguimos una serie de consejos y, nosotros o los de nuestro alrededor, actuan con la rapidez necesaria.