¿Eres menor de 40 años? Te ayudamos a detectar una anomalía en tu pecho

Entre las mujeres jóvenes surgen muchas preocupaciones, especialmente porque el cuerpo está cambiando y son diversas las dudas que pueden aparecer. De esta forma, son cada vez más las mujeres que vienen a nuestro Centro en busca de una ecografía tras haber descubierto cambios. Uno de ellos, los nódulos en los senos, suele levantar todas las alarmas.

Este tipo de nódulo, dependiendo de su naturaleza, puede ser un fibradenoma. Se caracteriza por tener una forma sólida, es benigno y no canceroso. Los fibradenomas son uno de los nódulos más frecuentes en las mujeres de 15 a 35 años, aunque son muy pocas las que los conocen. Si la palpación de las mamas es muy recomendada para las mujeres de todas las edades ya que permite detectar anomalías difíciles de encontrar sin autoexploración; la ecografía es el paso siguiente lógico en el caso de una detección de nódulo.

¿Cómo realizar una autopalpación?

Primera etapa: Inspección visual

Si has notado que una de tus mamas tiene una forma irregular o tiene un aspecto diferente al que suele tener, es importante que lo identifiques y sepas dónde se ubica. Observa primero tus senos con atención para detectar cualquier irregularidad que pueda ser anormal:

  • Una asimetría inhabitual
  • Una coloración anormal de la piel en alguna parte del seno o en el seno entero
  • Una retracción de uno de los pezones
  • Un flujo por el pezón presente en el sujetador o en el pijama, fuera del periodo de lactación
  • Un aumento de una de las mamas

Segunda etapa: Inspección sensitiva

Delante de un espejo, puedes examinar de manera sencilla el aspecto de tus senos:

  • Levanta el brazo, colocando la mano detrás de la cabeza
  • Palpa la mama con tu otra mano, haciendo movimientos desde el pezón hacia fuera buscando cualquier tipo de nódulo en la mama.

¿Qué hacer en caso de anomalía?

Es primordial consultar a un médico para que pueda identificar el nódulo y determinar su carácter (benigno o maligno). Hay que erradicar la creencia popular de que sólo hay que hacer una ecografía mamaria cuando se padeció un cáncer de mama o cuando se tienen antecedentes familiares. La ecografía tiene un papel importante en la evaluación y permite tomar medidas cuanto antes, aunque en la mayoría de los casos entre las mujeres jóvenes, son fibroadenomas benignos. Sin embargo, en algunos casos, puede ser un indicio alarmante que anuncia un cáncer de mama.

¿Cómo se hace una ecografía mamaria?

Una ecografía mamaria es un examen que utiliza frecuencias altas de ultrasonidos para obtener una información determinada o adicional a otros exámenes como la mamografía. Es uno de los exámenes más completos para analizar con atención un nódulo y tomar las medidas necesarias.

Antes de empezar la ecografía, el radiólogo realiza un examen clínico de las mamas con el fin de localizar algunos ganglios anormales. Después de la aplicación de un gel hipoalergénico para facilitar el contacto entre la piel y la sonda, desplaza la sonda para obtener resultados concretos del interior de los senos. Aunque la paciente sólo haya encontrado nódulos en una mama, siempre se examinan ambas. Una ecografia mamaria suele durar unos diez minutos, y acto seguido, las imágenes están analizadas por el médico, para que la paciente pueda irse el mismo día con los informes.

Las ecografías en Centro de Diagnóstico

Nuestro centro nació como Centro de Diagnóstico Precoz de Cáncer de Mama. Disponemos de ecógrafos de alta calidad para realizar diversos estudios que permiten realizar un diagnóstico completo gracias a un equipo de hasta siete ondas. Nuestros médicos y técnicos especialistas en radiodiagnóstico te harán una prueba mediante una ecografia de alta definición, posible gracias a nuestros equipos de última tecnología.

¿Y después de los 40 años?

En Centro de Diagnóstico, también disponemos de un equipo avanzado para realizar mamografías, reduciendo un 60% la dosis de radiación. La mamografía es un examen radiográfico con rayos X que tiene como objetivo detectar eventuales anomalías en los tejidos del seno, especialmente al nivel de la glándula mamaria. Es una manera muy eficaz de detectar de manera precoz un cáncer de mama.

Está prescrita en muchos casos:

  • Cuando se detecta una masa sospechosa tras una palpación
  • En el marco de una detección de cáncer de mama de las mujeres de más de 50 años
  • Para las pacientes con antecedentes familiares o que ya haya padecido un cáncer de mama.

Aún sin tener síntomas o antecedentes, es recomendable realizar una mamografía cada dos años, entre las mujeres mayores de 40 ya que tienen un riesgo más alto de padecer un cáncer de mama.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *