La sorprendente influencia de la salud dental en nuestro organismo

Salud dental: su influencia en el organismo

Lucía, una granadina de 36 años, tiene fuertes dolores de cabeza y cervicales desde hace un tiempo. Pese a que ha visitado a numerosos médicos y especialistas, no termina de encontrar el porqué de sus molestias. Otorrinolaringólogos y osteópatas; neurólogos y fisioterapeutas; nadie da con la tecla. Pero un día, por fin, descubren la causa: el problema está en su boca.

Es enero y Lucía lleva meses visitando centros privados y públicos; en una visita a un especialista de salud bucodental éste arroja luz a su situación. Padece, según los primeros informes, bruxismo, una dolencia que consiste en apretar o rechinar los dientes y que deriva en dolor de cabeza, pero también en problemas en la mandíbula, los oídos, el cuello y los hombros.

¿Su causa? Diversos expertos coinciden en que el estrés es la principal, aunque también puede intervenir una alineación adecuada de los dientes, una mala alimentación, la postura o los hábitos de sueño.

El efecto de la salud bucal en tu cuerpo

Pero no es el bruxismo la única dolencia de nuestra salud dental que tiene reflejo en otras partes del cuerpo. Que la boca es “la ventana de la salud del cuerpo” no es un eslogan sino el fruto de distintas investigaciones que constituyen, a día de hoy, una evidencia científica. Lucía tenía bruxismo, pero otras enfermedades también hubieran tenido un reflejo, a veces silencioso, en su organismo.

David Herrera, profesor de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense, advertía recientemente sobre cómo la relación entre la salud bucal y el resto del cuerpo está demostrada, sobre todo cuando hablamos de determinadas enfermedades. “Esta relación está totalmente demostrada en el caso de la diabetes, cada vez es más fuerte con las enfermedades cardiovasculares, y hay también evidencias, aunque algo menores, en enfermedades como la artritis reumatoide, el Alzheimer o, por ejemplo, del nacimiento de bebés prematuros en mujeres con periodontitis”.

De la misma forma, Herrera explica al portal Tribuna Complutense que “los estudios que atestiguan las relaciones entre las infecciones de las encías y otras enfermedades se remontan a incluso más de dos décadas, pero es ahora cuando las evidencias científicas son incontestables, habiendo protocolos de enfermedades de enfermedades que incluyen la necesidad de mantener una adecuada salud bucal”.

Así, en el caso de la diabetes, la Sociedad Española de la Diabetes señala, en sus recomendaciones de 2017, el manejo de las enfermedades de las encías y la salud dental derivadas de esta afección. Además, en diversos planes de estudios de Odontología se da cada vez más importancia a esta relación.

Enfermedades relacionadas con la salud bucodental

  • Endocarditis: una infección del revistimiento interno de las cámaras o válvulas cardiacas que ocurre cuando las bacterias del cuerpo llegan al torrente sanguíneo.
  • Enfermedad cardiovascular: ciertas investigaciones sugieren que la enfermedad cardiaca puede tener una relación con la inflamación y las infecciones bucales de las que las bacterias bucales son responsables.
  • Neumonía: bacterias presentes en la boca, a veces, pueden llegar a los pulmones y causar ciertas enfermedades respiratorias.
  • Complicaciones durante el embarazo: Dolencias como la periodontitis se suele conectar con el nacimiento prematuro y el bajo peso del bebé al nacer.
  • Problemas musculares: durante años, los especialistas han estudiado el efecto de las patologías sobre el deportista. Éstas podrían provocar calambres, entre otros problemas de diversa índole como fatiga, infecciones y contacturas.

Salud bucal en Centro de Diagnóstico

En Centro de Diagnóstico disponemos del más avanzado sistema de radiología dental y maxilofacial digital de la provincia. Esta tecnología posibilita una exploración, que puede ser facilitada al cliente de forma digital, mínimamente invasiva y que facilita enormemente cirugías de implantes y otras técnicas.

El TAC dental, por su parte, aporta imágenes de gran calidad, aplicando dosis de radiación diez veces inferiores que las técnicas convencionales. Igualmente, es una técnica indicada, especialmente, para la valoración de ortodoncia e implantes, al permitir determinar la cantidad y calidad ósea mandibular del paciente y la localización de estructuras anatómicas limitantes, como los nervios o pequeñas arterias que podrían ser una complicación a la hora de colocar los implantes.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *