Ilustración sobre chequeo médico

La mejor forma de prevenir enfermedades es el chequeo médico

Contenidos

¿Cada cuánto tiempo acudes a ver a tu médico? ¿Lo haces solamente cuando te encuentras mal o tienes costumbre de realizarte un chequeo médico periódico? Cuando nacemos pasamos por varias revisiones periódicas para comprobar que todo funciona correctamente a nivel de salud en nuestros primeros años de vida. Cuando nos volvemos adultos, puede que dejemos esas revisiones a un lado y solamente acudamos al médico cuando existe alguna señal de enfermedad.

Lo cierto es que la medicina preventiva o de control es útil para actualizar el estado de salud general. Además, es útil para detectar de forma precoz cualquier enfermedad que inicialmente no presente síntomas o que necesite más profundidad para ser diagnosticada. Sobre esto último, cabe destacar que los problemas de salud que se detecten en una fase temprana tienen más posibilidades de superarse de forma favorable. Por otro lado, conocer cuál es su estado de salud general a través de un profesional nos aportará tranquilidad.

Así las cosas, parece lógica la idea de acudir a realizarnos una revisión cada cierto tiempo ¿Pero cada cuánto es recomendable acudir al médico para revisar nuestra salud? Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que lo más recomendable es realizarse, como mínimo, un chequeo cada cuatro años antes de los 40. En la edad transcurrida entre los 40 y 60 esta periodicidad ha de reducirse a dos años y; a partir de los 60 años se podría acudir una vez al año a revisión.

Sin embargo, no hay que dejar de tener en cuenta que el número de chequeos necesarios variará según la persona. Las personas que estén atravesando una enfermedad, evidentemente tendrán que someterse a pruebas de control con más frecuencia. Lo mismo sucede con los pacientes que tengan antecedentes familiares de enfermedades o cuentan con algún factor de riesgo. Estas personas pueden empezar a someterse a un determinado tipo de pruebas antes que otros pacientes que no tengan antecedentes. Igualmente, otros asuntos influyen en qué tipo de pruebas necesitaremos realizarnos y con qué espacio en el tiempo, con el sexo o la edad.

PRUEBAS PERIÓDICAS PARA LA SALUD DE LA MUJER

Las mujeres no pueden dejar de prestar atención a su salud ginecológica de forma anual. Las revisiones, en este caso, suelen comenzar cuando la mujer inicia su vida sexual y se repetirán teniendo en cuenta varios factores, como la edad, los factores de riesgo o la toma de anticonceptivos. El objetivo principal de aplicar aquí la prevención es detectar de la forma más temprana posible enfermedades de transmisión sexual, cáncer o cualquier alteración en los órganos genitales femeninos.

Hay, además, hay una etapa de la vida de la mujer en las que las pruebas médicas serán constantes. Nos referimos al embarazo, donde serán necesarias un conjunto de pruebas prenatales para controlar que todo se va desarrollando con normalidad. Aquí entrarían, por ejemplo, las ecografías. Este campo de las ecografías ha avanzado mucho y ya es posible visualizar al feto hasta en tres dimensiones y en movimiento. Todo control es poco para garantizar un embarazo saludable tanto para el bebé como para la madre.

Otro aspecto a tener en cuenta cuando la mujer va pasando fases como la de la menopausia es el control del estado de los huesos. Las mujeres son propensas a sufrir osteoporosis, una enfermedad que afecta a la densidad de los huesos y puede provocar que se fracturen con más facilidad. Para controlar el estado de salud de los huesos, la prueba específica se llama densiometría ósea.

A partir de los 40 o 50 años, dependerá de los factores hereditarios o de riesgo, también es aconsejable que la mujer pase de forma anual o bienal por una mamografía. Esta prueba diagnóstica se realiza para diagnosticar de forma precoz el cáncer de mama. Una pronta detección de esta enfermedad puede llegar a multiplicar exponencialmente las posibilidades de cura, ahí reside la importancia de concienciar a la población para que se realice estas pruebas de forma regular según sea indicado por su especialista.

¿QUÉ PRUEBAS DE CONTROL SE DEBEN REALIZAR LOS HOMBRES Y CUÁNDO?

En el caso de los hombres, también hay una serie de pruebas que se realizan a una edad determinada por control. A partir de los 50, es recomendable acudir al urólogo para que este realice las pruebas pertinentes relacionadas con la glándula prostática. El examen rectal y un análisis de sangre con antígeno prostático específico son las pruebas que suele solicitar el urólogo. Todo ello porque el tipo de cáncer que afectaría a la próstata se puede curar de mejor forma si se diagnostica a tiempo, al igual que sucede con el cáncer de mama.

Los exámenes de los genitales también son recomendados para detectar posibles cambios o anomalías. También lo son las colonoscopias que son recomendadas a partir de los 50 años o a los 40 si tienes antecedentes para revisar el estado del colón. Por otro lado, los hombres también tienen más posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas. Por este motivo, es común el control sobre el estado del corazón, la tensión o incluso el colesterol.

Aunque hayamos nombrado algunas pruebas específicas para hombres y otras para mujeres, los análisis de colesterol o el control de la presión arterial, por ejemplo, son comunes a ambos sexos. Pero hay algo que debemos tener claro, la prevención es el motivo principal de la realización de chequeos médicos, pero cuidarnos es nuestra responsabilidad diaria.

Por eso debemos cuidarnos con hábitos de vida saludables, ejercicio, una dieta saludable y alejando de nosotros hábitos nocivos como el alcohol, el tabaco o el sedentarismo. Porque nuestra salud también depende de nuestro estilo de vida y, para mantenernos sanos durante toda la vida, cuidarnos es la mejor prevención.

Compartir esta noticia

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas noticias blog

Archivos
Categorías

Últimas Noticias