Entradas

Los huesos cumplen numerosas funciones vitales en el cuerpo humano. No sólo forman la estructura que nos sostiene, sino que también protegen a los órganos, son la base donde se apoyan los músculos y son nuestros almacenes de calcio. Por todo ello, es preciso prestar atención a la salud ósea a lo largo de toda nuestra vida y velar por unos huesos fuertes. Sin embargo, el paso del tiempo, algunas enfermedades o lesiones pueden deteriorar esa masa ósea. Para poder diagnosticar a tiempo un posible daño, existe una prueba diagnóstica específica denominada densiometría ósea.

Este examen tiene como objetivo determinar la densidad ósea de un paciente y comprobar si realmente se ha producido una pérdida significativa de la misma. Estos datos serán útiles para un posterior diagnóstico y prescripción de un tratamiento, si se requiriera, para mejorar la salud de los huesos. Pero ¿Cuándo es preciso pasar por esta prueba? ¿Cuánto cuesta realizarse una densiometría ósea? ¿Es una prueba sencilla? Pasemos a profundizar en todas las cuestiones relacionadas con dicha prueba.

¿QUÉ ES UNA DENSIOMETRÍA ÓSEA?

La primera característica importante de la densiometría es que es una prueba que se realiza con una tecnología mejorada de rayos X. Una de las cualidades de este avance es que la dosis de radiación para la correcta realización de la prueba es muy reducida. Esto supone una exposición muy baja a la radiación y un riesgo mínimo. Igualmente, ese riesgo también es ínfimo si lo comparamos con los beneficios de detectar una enfermedad ósea antes de que pueda agravarse.

El examen al que nos referimos es totalmente indoloro y similar a otras pruebas que implican la aplicación de rayos X. El paciente puede acudir a los servicios de radiología y medicina nuclear teniendo en cuenta algunas cuestiones previas, pero sin mucha preparación. Por ejemplo, se recomienda que el paciente no lleve objetos metálicos ni prendas muy ceñidas. También deberá consultar a su médico si se encuentra tomando algún tratamiento de calcio. Lo más correcto será suspender dicho tratamiento 24 horas antes de la prueba para obtener unos resultados cien por cien fiables.

Lo mismo sucedería si la persona que va a someterse a la densiometría ha pasado recientemente por algún examen que ha requerido la utilización de bario y contrastes. Es posible que, si esto ha sucedido, sea necesario esperar algunos días antes de pasar por una prueba con rayos X. Además, las mujeres embarazadas también deben avisar de su estado para que, si se realizan el examen, el especialista tome todas las precauciones para que el feto no se exponga demasiado a la radiación.

Como ya hemos apuntado, la densiometría es una prueba sencilla y sin dolor para el paciente. No requiere ningún tipo de hospitalización y, si todo se desarrolla en condiciones de normalidad, puede que no llegue a durar más de veinte minutos. La exploración se lleva a cabo con el paciente tumbado boca arriba en una camilla. Una vez se encuentra en esta posición, la máquina se desplazará para analizar la zona sobre la que se necesite información al detalle.

¿CUÁNDO ES RECOMENDABLE EXAMINAR LOS HUESOS?

El objetivo de la densiometría es, a grandes rasgos, comprobar la salud de los huesos. Los huesos están compuestos por tejidos vivos que pasan por diferentes procesos a lo largo de la vida. Por un lado se va creando hueso nuevo desde la formación ósea. Al mismo tiempo, va teniendo lugar la reabsorción que destruye el tejido más envejecido. Cuando esta función se ve alterada puede que no se produzca el tejido suficiente como para mantener el hueso fuerte o que, por el contrario, se reabsorba con rapidez. Una de las causas de esta alteración puede ser la aparición de la osteoporosis.

Tanto si el tejido no se regenera, como si se reabsorbe demasiado rápido, se da la misma consecuencia: un debilitamiento de los huesos que puede derivar en fracturas. Así, la densiometría es vital para diagnosticar la osteoporosis de forma precoz, ya que esta enfermedad suele tener pocos avisos hasta que se produce una rotura en el hueso. Entonces, si existe algún síntoma, dolor o predisposición genética en un paciente, es posible que el especialista le derive a realizarse un examen de huesos.

Las mujeres durante sus momentos previos y posteriores a la menopausia también sufren una pérdida de densidad ósea que puede controlarse mejor gracias a la densiometría. También está indicada para personas que hayan sufrido alguna fractura, leve o severa, para controlar su recuperación; para aquellos que sufren alguna patología que afecte a los huesos o que tendrán prescrita alguna medicación que pueda también alterar la función de regeneración ósea.

En algunos servicios públicos de salud, es objetivo que el paciente al que el especialista le ha prescrito una densiometría ósea, tenga que pasar por una lista de espera elevada. Para ofrecer una solución ágil, en Centro de Diagnóstico contamos con un equipo de densiometría que puede utilizarse tanto el diagnóstico de la osteoporosis como para el análisis de la composición corporal. Si cuentas con una prescripción médica, no dudes en recurrir a nuestras vías de contacto para informarte sobre cuál es el precio de la densiometría ósea y sobre cualquier otro detalle.

especialista revisando el tac dental

La salud bucodental es primordial para gozar de una buena salud en general. Sin embargo, en muchas ocasiones damos por hecho que nuestros dientes, encías y boca están sanos porque no presentan ningún problema. Cuando nos llega un dolor o cualquier otro síntoma molestoso sí prestamos más atención a estas partes de nuestro cuerpo. Para chequear o solucionar alguno de los problemas de nuestra boca existen multitud de adelantos, como el TAC dental.

El TAC dental es una prueba diagnóstica también conocida como tomografía axial computerizada. Los especialistas suelen recurrir a ella cuando las radiografías convencionales no son suficientes. Por ello, esta prueba no es algo que se realice en cada uno de los estudios dentales, pero sí es útil para preparar intervenciones concretas. Si tu médico especialista considera necesario que te hagas un TAC dental, desde Centro de Diagnóstico os acercamos toda la información al respecto.

La clave de esta prueba es la visión que ofrece en tres dimensiones de los dientes y los huesos maxilares gracias a una máquina de rayos X. La máquina está adaptada para ir tomando imágenes de las estructuras dentales y óseas que se reproducirán de forma tridimensional ¿Por qué son útiles esas imágenes? Porque son altamente precisas.

La precisión que aporte la prueba dental es muy importante a la hora no sólo de determinar un diagnóstico, sino también de planificar una intervención. El profesional de la odontología o del maxilofacial conocerá con antelación las posiciones de los dientes o del encaje de la mandíbula. Así podrá proceder a la operación o al diagnóstico con más seguridad. Así, las posibilidades de complicaciones se reducen. La técnica empleada para la realización de un TAC dental tiene la capacidad de hacer cientos de fotografías a todas las estructuras seleccionadas en segundos. Esto significa una diferencia con las radiografías convencionales.

¿EN QUÉ CASOS DE PLANTEA LA REALIZACIÓN DE UN TAC DENTAL?

El TAC dental no es una prueba que se realice en cualquier intervención dental, sino que, como ya hemos señalado, el especialista suele recurrir a ella sólo en tratamientos concretos. Así, esta prueba es recomendable para la valoración de una ortodoncia o como fase previa a la colocación de unos implantes. De hecho, a la hora de colocar los implantes es sumamente útil porque ofrece información sobre masa ósea.

Igualmente, se puede observar la estructura anatómica limitantes de la zona, los nervios y las arterias que podrían comprometer la colocación de los implantes. Toda esta información proporcionada por la prueba es útil para otras, intervenciones comunes, como las que tienen que ver con la muela del juicio.

Como ya hemos nombrado, un TAC dental supone un avance con respecto a las radiografías tradicionales por diferentes razones. Profundicemos más en estas diferencias. Contando con un TAC obtendremos imágenes mucho más precisas de la anatomía bucal. Por ello, es lógico que los diagnósticos y las aplicaciones de tratamiento serán más exactos.

Por otro lado, si el especialista cuenta con dicha precisión y el paciente requiere de una intervención planificada, el médico tendrá más datos para preparar dicha intervención. Las operaciones llegan a ser preparadas al detalle porque se conoce a la perfección la zona antes de operar. Esto permite también que los procesos sean lo menos invasivas posibles porque van directas al problema que ya han estudiado previamente.

Los equipos más innovadores, como el I-CAT con el que cuenta Centro de Diagnóstico, además aplican una dosis de radiación muy leve a los pacientes, llegando a ser diez veces menos inferior que la que se aplica con la técnica convencional. Y un último detalle, este sistema de diagnóstico dental es cómodo para el paciente porque no necesita desprenderse de su ropa para pasar por la prueba diagnóstica.

¿EN QUÉ CONSISTE EL DE DESARROLLO DE LA PRUEBA?

La prueba Tomografía Axial Computerizada es una prueba simple que no debería tardar en realizarse más de unos cuantos minutos. El paciente no debe pasar por ninguna preparación previa ni recomendación concreta. La máquina estará lista en el mismo momento en el que la persona entre por la sala de radiología y lo más normal es que no se necesite más de una sesión.

Lo único que sí debemos tener en cuenta es la posibilidad de realizar esta prueba a mujeres embarazas. Para salir de la duda, lo más recomendable es que la mujer consulte a su médico especialista sobre esta prueba que implica la aplicación de rayos X. El principal motivo por el que hay que tener en cuenta una situación de embarazo y una prueba con rayos es que estos podrían provocar daños en el feto.

En el momento que se empiece la prueba, el personal cualificado de radiología protegerá al paciente y le colocará en la posición perfecta para que la prueba se realice con éxito. Durante el desarrollo de la toma de imágenes, el paciente deberá permanecer quieto, pero no sentirá ningún tipo de dolor ni molestia. Una vez finalizada el paciente puede continuar con su actividad con total normalidad.

El sistema de diagnóstico por imagen I-CAT es el que forma parte de equipo de máquinas para pruebas médicas de Centro de Diagnóstico. El centro cuenta, además, con sistemas de radiología dental y maxilofacial digital con los mayores avances de toda la provincia de Granada. De esta forma, son muchos los profesionales del sector que se deciden por nosotros para ofrecer los mejores diagnósticos a sus pacientes.